9 oct. 2017

67-17. AGUJA SUDOESTE DE BACHIMAÑA EN CIRCULAR DESDE EL BALNEARIO. 8-10-2017.

Arista Oeste de la Aguja Sudoeste de Bachimaña. 

Balneario de Panticosa, Cuesta del Fraile, Corredor Este, Brecha Norte, Cara Noroeste y Arista Oeste. Descenso por el Circo e Ibones de Arnales y Mallatas de Argualas.
08-10-2017.
Salida 08 h. Llegada 13:30 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Bachimaña Procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Las Agujas de Bachimaña, son el apéndice este  los Arnales.  Arranca en la Brecha de Arnales que es donde  confluyen los Circos del Infierno y Arnales y prolongándose al este y abriéndose un poco va a morir una de sus ramas en el Ibón de Bahimaña Superior y la otra en el Caldarés de los Baños por debajo de las Cuestas del Fraile.
            No acostumbran a ser muy visitadas ya que el granito conforma paredes y agujas no demasiado adecuadas para el tránsito y tienen demasiada competencia en el macizo al que pertenecen; pero están allí y nosotros de cuando en cuando les rendimos visita alternando los varios itinerarios que se pueden organizar entorno a las mismas, son tres aunque se suela visitar, casi siempre la más alta que es la Sur: una cima perfectamente delimitada por tres aristas. Hemos hecho de casi todo por allí y hoy haremos una de las clásicas circulares aprovechando que conocemos el paso clave de la Brecha de Arnales.

Luna Llena y Argualas a la luz de la mañana desde el Balneario de Panticosa. 

            Son las ocho de la mañana del 8 de Octubre de 2017. Hemos aparcado en el Balneario de Panticosa a 1640 metros de altitud e iniciamos la marcha hacia la Casa de Piedra abanderada de rojo y gualda.
            Hay un trío dispuesto a emprender la marcha, son Samper, Dipu y Muñoz que marchan a los Arnales por Pondiellos. Tras diez minutillos de charrada, cada uno a lo suyo, tomamos el camino del Caldarés de Baños y contemplando cascadas, las de siempre y siempre atrayentes, nos vamos para arriba adelantando al personal que va también de camino.

En el rellano de Bozuelo. 

            Pasado el Rellano de Bozuelo, de frente paso de maniobra, nos llegamos al arranque de la Cuesta del Fraile  y vuelta a vuelta, con los ojos puestos en la cascada con una idea que me ronda la cabeza desde hace tiempo, ganamos altura. Cuando el camino se alarga ya en busca de Bachimaña Inferior, sobre los 2100 metros de altitud, lo abandonamos para tomar un amplio corredor del que la Cuesta del Fraile es la parte baja del mismo y marchar para arriba en dirección oeste.

De la Cuesta del Fraile hacia las Agujas de Bachimaña.

            Cruzamos el camino que enlaza Bachimaña con la Cubeta Lacustre de Arnales a través de la Majada de la Canal y  proseguimos corredor arriba.
            El corredor, muy amplio, es un pedregal de arriba abajo en el que buscaremos retazos de hierba fundamentalmente por su lateral izquierdo que es donde mayor presencia tiene. A pesar de ello, nadie te librará de atravesar tramos de pedriza granítica más o menos estables pero arriba las Agujas Nordeste y la Sudoeste estrangulan a la Central que nos señala nuestro objetivo que no es otro que alcanzar la Arista de Bachimaña.

Tras cruzar la Senda que va de Bachimaña a Arnales. 

            Siempre sucede lo mismo: cuando contemplas los dos corredores que abrazan a la Aguja Central piensas que subirás por el de la derecha pero terminas subiendo por el de la izquierda, cualquiera de los dos son igualmente fáciles y pestosos pues no en vano el corredorcillo de marras asciende alrededor de 550 metros de desnivel sin bono de regalo.

Parte Superior del Corredor Este de las Agujas de Bachimaña. 

            Hemos subido en la primera hora casi 500 metros y en la segunda otro tanto pues la brecha situada al sur, la de nuestra izquierda, está a 2666 metros de altitud.
            Hay una posibilidad que no exploramos y que permitiría subir  por la cara este tras salvar una entrada algo erguida siempre fuera de las paredes que defienden la arista norte de la Aguja Sudoeste de Bachimaña que es a donde nos dirigimos.

Aguja Sudoeste de Bachimaña desde la Brecha Norte. 

            Alcanzada la brecha nos recibe el otoño puro y duro a la sombra de la pared y la cara noroeste lóbrega al uso.
            Hay que perder una veintena de metros por terreno bastante inestable y descompuesto para salvar las placas de la pared próximas a la brecha y comenzar a ascender un poco por cualquier parte ya que la pared está llena de corredores y zonas de bloques accesibles.

Cara Noroeste de la Sudoeste de Bachimaña. 

            Nosotros cruzamos casi toda la pared y alcanzamos la arista oeste muy cerca de la Brecha de Arnales para remontarla con comodidad bien a toda cresta o faldeando algunos tramos por la cara oeste, siempre de manera fácil.

En la Oeste de la Aguja Sudoeste de Bachimaña. 

            Son las once menos  cuarto cuando alcanzamos la Cima de la Aguja Sudoeste de Bachimaña  situada a 2746 metros de altitud, la más elevada de las tres.

En la Cima Sudoeste de Bachimaña. 

            Al sur dominan Argualas, Garmo Negro, Aguja de Pondiellos, Pondiellos, Arnales y el Infierno Oriental; más en la distancia y al norte aparecen Tebarray, Marmoleras, Piedrafita, Llena de Cantal, Gaurier, Zarre, Faxa y Marcadau.  Al este Paterneille, Aratille coronado por Vignemale, Serrato, Xuans, Batanes y para terminar al sur con todaTendeñera.

Ibones de Bachimaña hacia Vignemale.

            Hacemos unas fotos, contemplamos las cuencas lacustres próximas: Infiernos, Arnales, Bahimaña, Bramatuero y Labaza y poco después nos vamos para abajo por donde mejor nos parece par alcanzar la arista luego, recoger los bastones y continuar con el descenso de la cara oeste del pico.
            Perdemos unos metros pero no los necesarios para tener perspectiva e identificar la Brecha de Arnales  y la inmediata al este que es la que nos interesa.

De Argulas a Arnales desde Bachimaña Sudoeste. 

            Hay unas grietas verticales más al este que se pueden subir pero también hay un par de corredores de granitos  lisos con presas en el interior que se pueden trepar y por ellos nos vamos para arriba, cada uno por el suyo.
        Reunidos en la cabecera de los mismos iniciamos un flanqueo con buena roca para aproximarnos a las brechas, el granito lleno de líquenes negros lo permite, pero poco a poco la cosa se va liando y un paso angosto con una buena presa nos saca del apuro y nos deja debajo de la arista a la que llegamos sin más.

No perdemos tiempo en buscar el Paso de la Vira Herbosa y bajaremos por las Placas.

            Busco y no veo el inicio de la Faja Herbosa de la vertiente sur. No debemos estar muy lejos de su inicio pero no la puedo ver porque no estamos en la brecha de paso sino que nos encontramos en la cabecera de las placas lisas inferiores, hay otras un poco más arriba, y por aquí había pensado que se podría pasar y que podríamos comprobarlo en algún momento.
            Enseguida veo el posible descenso que es fácil y pasa por recorrer la cabecera de las placas hasta su extremo este y por allí bajarlas en adherencia para alcanzar la base de las mismas en la que un tramo de pared bastante escalonado, con alguna vuelta que otra nos deposita en la pedriza. Allí hay un pequeño hito y alcanzar la arista y el pico es de libro faldeando no sé si por el sur, por el norte es seguro, el resalte vertical que tiene la arista.

Abandonando la pared para entrar a la Pedrera del Circo de Arnales.

            Desde allí contemplamos nuestro descenso y sucesivamente hacia el oeste las placas lisas que hemos atravesado, el lugar por el que hemos accedido a la arista, la brecha a la que me he asomado buscando, la Brecha de Paso a la que llega la Faja Herbosa y finalmente la Brecha de Arnales por la que no se puede pasar imposibilitados  por las paredes de su vertiente sur.
            Son las doce menos cuarto y nos sentamos en unos bloques de granito a echar un bocado. Estaremos ligeramente por debajo de los 2650 metros de altitud.

Nuestro descenso de otras ocasiones y las Placas de hoy a la derecha.

            El Circo de Arnales que descenderemos poco después es un enorme pedregal con el que confluye el descenso desde el Collado de Saretas. Hay que bajarlo bolo a bolo pues no recuerdo por dónde lo he pasado en ocasiones anteriores.

Llegando al Ibón Grande de Arnales. 

            Se trata de una zona de resaltes escalonados por debajo de la pedriza superior en los que van apareciendo paulatinamente los asentamientos de pratenses. No entraremos al fondo del barranquillo porque está completamente lleno de pedrizas incómodas y descenderemos por cualquier parte con el único cuidado de no meternos en las paredes de la Oeste del Ibón Grande de Arnales que se oculta bajo ellas.

El baño de la Princesa en el Ibón Grande de Arnales. 

            Un descenso largo y cómodo nos llevará al Ibón Grande de Arnales situado a 2300 metros de altitud en el que mi chica se pegará un remojón: el agua está fresquita, dice.

Circo de Arnales desde el Ibón Pequeño de Arnales. 

            Luego cruzamos el menguado cauce del barranco, rodeamos el Ibón Pequeño de Arnales por su orilla este y tras hacer algunas fotos, tomamos el camino que nos ha de llevar en descenso y hacia el sur a la Majada Alta de las Argulas, seca como un hueso.

Bajando a la majada Alta de Argualas. 

            Enlazamos con el camino que baja del Collado de Pondiellos y de Argualas y proseguimos para abajo sin miedo al barro. Luego llegados a la Majada Baja entramos en la sombra del reducido pinar con ganas y poco después nos llegaremos al Balneario de Panticosa que luce como cualquier día de domingo veraniego pues el día es de postal.

Todavía quedan algunas flores de trébol en el Balneario de Panticosa.

            Es la una y media cuando rematamos nuestra jornada matutina en a que sin querer queriendo habremos movido un desnivel acumulado de 1150 metros. Otro día tenemos que volver a por las otras dos agujas, si se dejan pues no sé nada de ellas.

5 oct. 2017

66-17. CAPERAN O CAMPANA DE ANEU, OTRA DE LAS TORRES DE ANEU. 3-10-2017.

Espléndida estampa de la Campana de Aneu desde Mieytadere.

Hount de la Glere, Cabecera del Barranco de Aneu, Cara Norte, Cima de Mieytadere, Corredor y Cara Sur de Mieytadere, Collado Este y Cara Norte, Cima de la Campana de Aneu y descenso al Portalet por el Valle de Aneu.
03:10:2017.
Salida 11 h. Llegada 15 h.
Mixto.
Bastante fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Campana de Aneu procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Son las once y media de la mañana del 3 de Octubre de 2017. Hemos almorzado un poco en la base de la Este de la Pene de la Glere mientras esperamos que las nieblas que cubren todo el Valle de Aneu se disipen, cosa que no sucederá. Estamos sobre los 2100 metros de altitud y por debajo todo es una masa algodonosa que amenaza con elevarse y engullirnos. Supone un escenario poco deseable para ascender al Caperan de Aneu pues sabemos que su vía “normal” transita por su lóbrega y vertical cara norte que puede estar cargándose de humedad en lugar de secarse como era uno de nuestros presupuestos.

Campana de Aneu saliendo del Portalet. 

            En dirección este perdemos altura por las laderas de la Hount de la Glere para faldear bajo las paredes de la Norte de Pene Mauhourat. Se trata de repetir el recorrido que hemos hecho al venir a la Glera.

Quintetes desde Aneu.

            Las nieblas estratificadas limpian ligeramente la zona que transitamos pero a cambio se han elevado y copan la cabecera del circo a partir de los 2000 metros de altitud.

Estamos entre nieblas faldeando Mauhourat.

            Alcanzamos las ramas superiores del Barranco de Aneu girando un tanto al sur sobre los 1850 metros de altitud y engañados un poco por la falta de perspectiva, en lugar de progresar por la Zona de Bloques de la Normal a Cuyalaret iniciamos el ascenso de la ladera norte que tenemos frente a nosotros.

Las nieblas cierran la Cabecera de la Divisoria de Aneu.

            Un ascenso por praderío escalonado, sorteando algunas afloraciones calizas nos permite ganar altura en dirección sur. La hierba muy basta y buena para los apoyos de pies está algo húmeda.
            Subimos esperando el encuentro con las paredes del zócalo inferior del pico para salvarlo por algún punto débil, la ladera se alarga alternando tramos más empinados con otros más suaves  pero en general se sube bien con una niebla que nos deja ver una cincuentena de metros a nuestro alrededor.

Las nireblas nos impiden la orientación correcta.

            Poco después el altímetro que marca los 2100 metros me hace recelar pues aparece un promontorio que no recuerdo en la norte de nuestro objetivo. Alcanzo la arista al este del promontorio y visualizo el Barranco de Bacarizal y parte de la Estación de Esquí de Formigal pues al sur de la divisoria luce el sol.

Desde Mieytadere emerge en la niebla la Campana de Aneu.

            Llamo a Juan que sube unos metros delante dispuesto a coronar y le digo que no estamos donde creemos estar y al instante, una ráfaga de viento nos permite visualizar  el perfil de nuestro objetivo algo al oeste de donde nos encontramos y que es en la Antecima Este de Pene Mieytadere.

Efecto broken desde la Cima de Pene Mieytadere.

            Avanzando unos pocos metros al oeste y a un nivel superior al collado al que tenemos que llegar  hasta que alcanzamos la Pene Mieytadere a 2122 metros de altitud. No recuerdo gran cosa del lugar, o más bien nada puesto que posiblemente estuvimos aquí allá por el 90.

Descendiendo uno de los corredores hacia el Barranco Bacarizal.

            Son las doce y media y estamos sobre las paredes de la noroeste del pico que son un escalón vertical de una treintena larga de metros. Nos sirve para fotografiar el efecto broken sobre las nieblas y para darnos la vuelta hacia la depresión de la antecima y buscar algún corredor que nos permita bajar del pico a la ladera de la Orilla Izquierda del Bacarizal. Por la zona oeste del paretazo se puede bajar perfectamente como veremos después pero con las nieblas ni lo buscamos y también por la este.

Volviendo hacia el Collado Este de la Campana de Aneu. 

            Un corredor herboso, bastante inclinado y con dos entradas nos permite bajar con algún cuidado alrededor de una trentena de metros  que nos depositan en la ladera herbosa en la que una trocha alta de animales  nos va a permitir volver hacia el oeste, en suave ascenso y alcanzar el Collado Este de la Campana de Aneu situado a 2080 metros de altitud. Va a ser la una menos cuarto.

Vamos hacia la Norte de la Campana de Aneu. 

            Tras comprobar el descenso directo desde Mieytadere sin la vuelta que hemos dado pues las nieblas se han disipado por fin, iniciamos el ascenso por terreno mixto en busca de la parte central de la cara norte.
            Sabemos que la inclinada ladera mixta bajo las paredes somitales está bastante escalonada y así la encontramos además de algo húmeda. Habrá que ver cómo se encuentra la roca.

Llegando al Corredor Herboso Central de la Norte de la campana de Aneu.

            En el centro de la pared norte, un corredor herboso se introduce entre placas rocosas bastante verticales tras una entrada que cuenta con un paso largo y algo húmedo con precarias presas.
            Tras la entrada, el corredor herboso bien escalonado se ensancha para estrecharse poco después y terminar prácticamente desapareciendo en la verticalidad rocosa de la pared.

La Travesía Horizontal en la Norte de la Campana de Aneu.

            Un par de metros antes de su final aparece la fisura  que hacia el este se dibuja, esperada y con aspecto delicado.
            Para alcanzarla hay que superar una placa de tres metros bastante inclinada y con presas menudas de mejor tránsito que aspecto, que hay que hacer en adherencia de pies y manos. La hago en libre pues el espit que permitiría asegurar la travesía solo tiene la base empotrada en la roca.
            En la cabecera de la placa está la fisura que cuenta con pequeños apoyos para los pies y algo distantes que hay que hacer abrazado a la pared ya que las presas son minúsculas. Por debajo hay un patio postinero.
            Un paso largo sin mirar para abajo y un par de apoyos pequeños en descenso permiten superar alrededor de cuatro metros de pared y alcanzar la repisa herbosa en la que se ha convertido la fisura.
            En el extremo este de la repisa herbosa está el corredor cimero que reconozco perfectamente. Está la clavija de siempre suelta,  un espit completo que permite asegurar  tanto el paso de la fisura como el corredor.

En la Arista Cimera de la Campana de Aneu.

            Juan viene detrás  y nos reunimos. Rosa no tiene ninguna gana, ya ha estado en la cima  y en estas condiciones mejor que se quede a pesar de que podríamos asegurar desde aquí su paso pues llevamos la cuerda y bagas.
            El corredor es lóbrego vertical y con bastantes buenas presas para los pies pero para las manos pequeñas o inversas que permiten superar los tres primeros metros y alcanzar unas pequeñas repisas inclinadas a la derecha del mismo.  Desde allí hay que retornar a la vertical del corredor por una zona corta, de escalones inclinados y descompuesta hasta salir del mismo a nuestra izquierda tras otros tres metros más fáciles pero de cualquier forma pestosos.
            Desde allí hasta la arista quedan media docena de metros acostados, cuarteados y llenos de basura que hay que pasar con cuidado de no derribar nada.
            En la arista que se eleva suavemente superamos un pequeño diente fácil a toda cresta, faldeamos otro pequeño, ascendemos otro más a toda cresta con regulares presas y buen patio a ambos lados y alcanzamos la Cima del Caperan o Campana de Aneu situada a 2209 metros. Es la una y cuarto.

En la Cima de la Campana de Aneu.

            Hacemos unas fotos y nos vamos para abajo abreviando.

La Arista Cimera de la Campana de Aneu de vuelta. 

Iniciando el descenso del Corredor de la Norte de la Campana de Aneu.

            Hay otro espit que permite asegurar el descenso del corredor y lo hacemos para facilitar el descenso del corredor que será casi de IIIº. En la repisa bajo el corredor aseguro a Juan y reunidos hacemos lo propio con la fisura. Se podría haber asegurado los dos pasos a la vez pero mejor así.

En la travesía horizontal y delicada de la Norte de la Campana de Aneu.

            Recogemos la cuerda y nos vamos con cuidado para abajo celebrando que la caliza haya absorbido bien la humedad pues en otro caso el riesgo a asumir hubiera sido demasiado elevado.

Terminando el Corredor Herboso de la Norte de la Campana de Aneu.

            Descendemos la rampa mixta y nos orientamos directamente al este hacia el Portalet a través del vallecillo que hemos abandonado a la mañana antes de tomarlo e iniciar los faldeos.

Allá se queda la Norte de la Campana de Aneu. 

Pared Noroeste de Pene Mieytadere.

            Salidos de la pared y ya por debajo del collado este del pico nos sentamos a comer al sol, son las dos de la tarde.

La Campana de Aneu descendiendo hacia el Portalet.

            Media hora después y siguiendo un intermitente caminillo con algunos hitos de piedras descendemos suavemente disfrutando del agradable solecillo de la tarde, alcanzamos el Collado de Mina Elisita  y llaneamos hasta el Portalet a donde llegamos a las tres de la tarde.

Champiñón vinagrero o de otoño en el Valle de Aneu.

            Hemos disfrutado del Valle de Aneu en absoluta soledad y eso sí que es difícil; además, la jornada ha resultado entretenida acumulando 950 metros de desnivel y si a la Glera va poca gente, al Caperan menos. Podría haber salido mejor pero en la montaña hay que tomar lo que nos ofrece y disfrutarlo en la medida de lo posible además de padecerlo ya que ambas cosas siempre se acompañan, o igual son una misma en cuyo caso el padecimiento no sería otra cosa que una sofisticada forma de disfrute. ¡Quiero seguir disfrutando en la montaña!

4 oct. 2017

65-17. PENE DE LA GLERE UNA DE LAS TORRES DEL VALLE DE ANEU. 3-10-2017.

Cara Este de la pene de la Glere. 

Aparcamiento del Portalet, Hount de la Glere y Cara Este.
03-10-2017.
Salida 08:30 h. Llegada 10:30 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Pene de la Glere procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            El apacible y pastoril Valle de Aneu, paraíso de senderistas en cualquier época del año incluido el Invierno y tan visitado tanto por franceses como por españoles, está conformado por laderas herbosas apacibles salpicadas de paredes que en unas ocasiones conducen a amables cimas y otras a impresionantes torres.
            Además del Midi de Ossau, la más extraordinaria y bicéfala torre conocida y admirada por todos y auténtico paraíso de los escaladores, disponemos de otros campanarios, no tan elevados pero innegablemente espectaculares en los que las miradas se posan despertando entre admiración y respeto no robados por el arrogante Midi.
            Subimos ya hace algún tiempo  a esas torres secundarias  y volvemos para que recordar hoy 3 de Octubre de 2017.

Saliendo del Portalet, la Campana de Aneu tendrá que esperar.

            Originalmente  programamos el ascenso del Caperan de Aneu y sucesivamente a la Pene de la Glere pero por razones de estrategia decidimos hacerlo a la inversa y disponer así de las mejores condiciones del terreno para sus respectivas ascensiones.
            Son las ocho y media de la mañana cuando aparcamos en el Portalet de Aneu a 1795 metros de altitud y nos introducimos en el  valle por el sendero que parte del aparcamiento para recorrer la vertiente norte de la cabecera del circo.

Pasamos por debajo de Mieytadere para faldear Mauhourat.

            La mañana está espléndida, el sol anda por las puntas del circo, llaneamos en dirección oeste siguiendo tramos de caminillos transitados en el praderío y orientados por la Campana de Aneu pero enseguida abandonamos esta guía para proseguir prácticamente de llano acercarnos al naciente Barranco de Aneu y atravesar alguna de sus ramas  dejando ya muy al sur  la Pene Mieytadere.
            De la manera más económica posible nos orientamos al nordeste llaneando sobre los 1850 metros de altitud y rodeamos por el norte la Pene de Mauhourat manteniéndonos por debajo de las paredes. Hubiera sido más práctico y directo salir desde el Aparcamiento del Valle de Aneu pero…

Faldeando Mauhourat por el norte aparece la Glere. 

            A la entrada de la Hount de la Glere aparece la silueta de nuestro objetivo y comenzamos el ascenso siguiendo el camino que utilizamos en invierno con los esquís cuando subimos al Circo Colgado de Aneu.

Con nieve, la Hount de la Glere es otra cosa. 

            Se trata de una ladera medianamente inclinada que en diagonal resulta amable y que recorremos siguiendo parcialmente algunos caminillos que nos van elevando al oeste directos a la peña.

Con Mauhourat y Aneu detrás.

            Es una ladera muy amplia que negociamos tranquilamente   en busca del casquete  somital perfectamente orientado al este

Entrando en la Este de la Glere. 

             Iluminado por el sol de la mañana. Las nieblas suben valle arriba nutridas y perezosas mientras que el sol nos propicia un severo y azulado contraluz.

La inclinada rampa mixta de la Este de la Glere.

            La ladera mixta se va poniendo paulatinamente de pie mientras vamos ascendiendo alargadas zonas de verdura algo húmeda a pesar de todo  pero suficientemente escalonada para hacer cómodo el ascenso.

Remontando la Este de la Pene de la Glere. 

            Se puede ascender tras pasar unas placas rocosas algo lisas, por una rampa herbosa próxima a la arista norte o proseguir un poco por medio de la pared siguiendo una inclinada rampa mixta de verdura y afloraciones rocosas. Nosotros tomamos esta segunda opción y dejando las placas a nuestra derecha ascendemos la rampa de verdura que tras un tramo bastante tieso pero suficientemente escalonado se acuesta ligeramente para depositarnos enseguida en la cima de la Pene de la Glere o Peña de la Glera situada a 2305 metros de altitud. Son las diez de la mañana.

Midi de Ossau subiendo a la Glere.

            La Peña de la Glera es un balcón interesante por su situación prominente sobre el Valle de Aneu dominando la Gradillera  y desprendido al norte de la línea fronteriza conformada por la cabecera del circo. En sus inmediaciones está el circo colgado con Mauhourat, Aneu y Peña Blanca; luego la divisoria prosigue hasta Canal Roya y girando por la Gradillere  se alarga a través de Arazures a Peyreget y Midi. Más atrás la vista se amplía abarcando Lurien, Pallas, Balaitus, Arriel, Ferraturas-Soques, Infiernos, Aspe y Anayet.

En la Cima de la Pene de la Glere. 

Peña Blanca de Aneu desde la Pene de la Glere.

            Hacemos algunas fotos y sin prisa pero sin demasiada pausa nos vamos para abajo exactamente por donde hemos subido. No hay hitos en una cima poco visitada.

Pallas y Balaitus desde la Glere. 

Iniciando el descenso de la Pene de la Glere. 

            Una de nuestras posibilidades consistía en bajar el primer tramo de pared y remontar desde el circo colgado hacia Aneu y Cuyalaret para crestear cómodamente y alcanzar el collado de separación entre Gralleras Norte y la Campana de Aneu, pero las inesperadas nieblas que muy compactas ya rellenan todo el circo se están asentando en las cimas del mismo por lo que nos olvidamos de la opción y retornaremos por el  camino que hemos traído.

Bajando de la Glere echaremos un bocado. 

Allá se queda entre nieblas la Pene de la Glere.

            El descenso de la pared este del pico es una breve historia de cuidado y atención.  Dejamos atrás la parte más erguida y soleados todavía, perdemos metros tranquilamente mientras contemplamos con cierta preocupación la presencia de las nieblas.

Pene de la Glere.

            Antes de introducirnos en las mismas y sobre los 2100 metros de altitud, nos sentamos en unas piedras a echar un bocado con la esperanza de que se vayan disipando. Son las diez y media.