13 dic. 2017

81-17. NIEVE POLVO EN CANAL ROYA DESDE EL PORTALET. 12-12-2017.

Canal Roya desde la entrada a la Nevera de la Glera.

Aparcamiento del Portalet, Barranco de Aneu, Rellanos de la Gradillere, Col Houer y Cara Norte. Descenso pasando por el Centro Pastoral y Puento del Barranco Aneu.
12-12-2017.
Salida 11 h. Llegada 15:15 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Canal Roya procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Tres días borrasqueando y lloviendo por abajo han dejado algo más de nieve de la que pensábamos a pesar de la lluvia que se llevó una parte de la caída en el Valle de Tena. Elegimos entre jugárnosla a la ventana que llega mejor que cuando se vaya que será mañana y hoy 12 de Diciembre de 2017 nos vamos a foquear un poco después de unos días de inactividad por diversas circunstancias.

El Valle de Aneu está hecho un merengue. 

            Hoy será el primer día de sol y de purgas seguras por lo que nos olvidamos del Barranco Escalar y nos vamos al Valle de Aneu siempre más seguro.

Haciendo huella hacia la Gradillere. 

            Han anunciado temperaturas bajas con viento y ese coctel mejor tomarlo un poco tarde  y es por ello por lo que nos llegamos al Portalet cuando son las once menos cuarto. Al sur del puerto el día está soleado y espléndido pero en el Valle de Aneu hay nieblas residuales que esperamos se disipen como así será enseguida.

Peyreget y Midi inmaculados y casi solo para nosotros 

            Los españoles echan sal para limpiar las carreteras pero parece ser que los franceses no y el descenso hasta el Aparcamiento del Valle de Aneu está chungo por lo que decidimos salir desde aquí a 1800 metros de altitud con lo que se alargará un poco la actividad pero no será mayor problema.

Una ventana a Cuyalaret. 

            El Valle de Aneu es un perfecto merengue pues está cubierto de una espesa capa de nieve polvo de 25 centímetros de media que nos va a requerir algún trabajo puesto que el valle está inmaculado y no hay huellas que faciliten la tarea de progresar hacia Canal Roya. Consecuentemente hacemos huella en dirección oeste primero en descenso para atravesar el Barranco de Aneu descalzando esquís para continuar luego llaneando y atravesando pequeños barrancos semicubiertos de nieve  con lo que faldeamos la arista fronteriza por el norte.

Finalizando nuestra travesía hacia la Gradillere.

            La vía normal pasa por el Centro Pastoral y asciende en busca de los Rellanos situados bajo el Valle Colgado de Aneu o Hount de la Glere. Me ha parecido ver entre nieblas  a alguien y una huella si hay pero nosotros perseveramos haciéndonos la nuestra  con evidente esfuerzo.

En la Nevera de la Glera con la peña del mismo nombre.

            Nos cruzamos con un esquiador que va hacia Peña Blanca siguiendo una débil huella y nos acercamos a la huella principal por la que transitan tres raqueteros. Una hora larga nos costará alcanzarla justamente antes de introducirnos en la sombra que proyecta la espléndida aguja de la Peña de la Glera.

El merengue de Canal Roya.

Foqueando en el Rellano de la Gradillere.

            En la “Nevera de la Glera” se hace fresqui pues la temperatura es baja, menos mal que el viento brilla por su ausencia. Nos cruzamos con el esquiador que he creído ver entre las nieblas mientras nos acercamos lentamente al trío delantero.

Con el Col Houer. 

            Un buen rato después abandonamos la sombra saliendo al sol del Rellano de la Gradillere, cosa que se agradece. Canal Roya ha aparecido a nuestra vista hace ya un poco pero está algo lejos todavía.

Llegando al Col Houer adelantamos al trío de raqueteros franceses.

            Siguiendo la huella superamos el resalte por encima del rellano con lo que nos incorporamos a la pared este del pico a la que vamos a hacer una diagonal en busca del Col Houer.

La Nordeste de Canal Roya desde el Col Houer.

            En la subida al collado adelantamos al trío de raqueteros franceses y enseguida alcanzamos el collado. Juan prosigue por la loma-arista orientada al norte  y nosotros seguimos la huella del esquiador que asciende un poco por el noroeste de la pala cimera.

Cerca de la Cima de Canal Roya.

            La nieve está venteada y algo más dura pero se sube bien. Una pareja de esquiadores nos adelanta llegando a la cima. Es la una y media cuando alcanzamos la Cima del Pico Canal Roya situado a 2348 metros de altitud. Poco después llegará el trío de franceses.

En la Cima de canal Roya.

La Arista Este de Canal Roya desde la cima.

            En la cima corre una discreta brisa que nos congela las manos mientras hacemos las maniobras necesarias para el descenso. Los bastones se pegan a la piel y las yemas de los dedos se escaldan bastante.  Hemos hecho unas fotos rápidas y en diez minutos nos montamos en los esquís y nos vamos para abajo. Cima efímera como pocas.

El Valle que hemos subido y al que vamos a bajar echando leches.

Col Houer y Midi de Ossau iniciando el descenso.

            La nieve de la cara norte está variada: helada arriba, durilla pero buena en el lomo norte y polvo en las pequeñas hondonadas. Enseguida se recuperan los dedos de las manos y alcanzado el Col Houer nos ponemos al abrigo  girando cómodamente sobre nieve polvo profunda.

Esquiando en la Norte de Canal Roya. 

            Bajo el collado echamos un café con leche caliente y picamos unos dulces para continuar con el descenso, ya comeremos abajo o en el coche.

Un café con leche caliente con un dulce y continuamos para abajo.

            Enseguida entramos a la sombra tras descender los resaltes altos  con muy buena nieve y nos deslizándonos  junto a la huella de subida cuando ésta se arrellana.

Negociando la nieve polvo en Aneu.

            Bajamos sin prisa pero sin pausa alternando giros con deslizamientos, salimos al sol y tras remar un poco en el rellano bajo nos acercamos al Centro Pastoral. Van a ser las tres de la tarde.

La huella nos llevará a la carretera remontando hacia el Portalet.

            En el Puente sobre el Barranco de Aneu sobre los 1710 metros de altitud ponemos pieles e iniciamos el remonte siguiendo una huella que asciende hacia el Portalet. A medio ascenso y antes de encontrar un barranco que cruza la carretera, la huella alcanza la misma y utilizando los laterales que están con nieve seguimos foqueando para arriba sobre el asfalto cubierto.
            Son las tres y cuarto de la tarde cuando nos llegamos foqueando hasta el coche liquidando una espléndida jornada de nieve polvo que ha resultado algo más dura que los alrededor de 800 metros de desnivel que hemos acumulado: hemos foqueado mucho y esquiado muy poco pero la tan bendecida nieve polvo debe ser así y por eso me gusta la primavera, pero eso parece que va a tardar en llegar. El termómetro del coche al sol marca seis grados bajo cero.

Allá se queda el Valle de Aneu.

            La vuelta la haremos despacio porque la tracción a las cuatro ruedas  no hay forma de que se desconecte. Cuando eso suceda se puede hacer saltar con la marcha atrás puesta durante unos pocos metros. ¡Joder lo que hay que aprender!
            La elección de probar la llegada de la ventana ha sido un acierto pues la perturbación anunciada no dio ninguna opción a la mañana siguiente. ¡Bingo!     

11 dic. 2017

BIENES ECLESIASTICOS DE SIJENA, A VUELTAS CON LA DEVOLUCION.

Sala Capitular de Sijena.

                Allá por el año 1936, un arquitecto de origen catalán, Josep Gudiol, bajo la égira e la República,  dirigió el expolio del arrancamiento de 120 metros cuadrados de frescos del Monasterio de Sijena. De nuevo en 1960, un historiador , Joan Ainaud, con el pretexto de una exposición, completa el expolio arrancando otros 50 metros cuadrados más, ahora bajo el gobierno de la Dictadura Franquista. En la exposición se citan como procedentes de un castillo de Lérida con aviesas intenciones por lo que las citadas pinturas pasan “por ser catalanas” hasta casi finales del siglo XX.
                El Monasterio Real de Santa María de Sijena, fundado en el siglo XII por La Reina Sancha de Castilla, esposa de Alfonso II de Aragón que  es catalogado en 1923 como Monumento Nacional, no solamente había perdido sus murales sino también 97 obras  de arte  que el obispo de Lérida, ordenó trasladar a esa provincia catalana según la jurisdicción eclesiástica, Sijena pertenecía a ese obispado.

Vista aérea del Monasterio de Sijena.

                A finales del siglo XX comienza una batalla legal tanto por vía civil como eclesiástica, con el objeto de que los bienes expoliados volvieran a su dueño y a su lugar de origen. Las obras depositadas en el Museo Nacional de Arte de Cataluña debían ser devueltas según fallo de los tribunales correspondientes en repetidas ocasiones, pero la Generalidad de Cataluña y el Museo de Lérida recurren sistemáticamente los fallos judiciales en su contra  con el objeto de perpetuar el expolio incumpliendo la ley mientras les sea posible.
                Posiblemente como táctica dilatoria, en Julio del pasado año permiten que se lleve a cabo una devolución parcial de algunos de los bienes, los de menor valor que se encontraban fuera de exposición, a la vez que la Generalidad de Cataluña niega el traslado de los bienes restantes.

Manifestación ante el Museo de Lérida.

                Hoy 11 de Diciembre de 2017 se ha tenido que ejecutar por imposición legal la sentencia sobre los bienes que los diversos entes Aragoneses  implicados habían reclamado repetidamente. Se trata de una simple batalla ganada en contra de aquellos que incumplen sistemáticamente la ley de manera gratuita en un país tan garantista como el nuestro, puesto que los expolios, también sistemáticos no han terminado ni mucho menos:
                Queden pendientes las Pinturas Murales arrancadas de la sala Capitular del  Monasterio de Sijena, la devolución de otros bienes eclesiásticos de Berbegal, Peralta de Alcofea o el Tormillo que también tienen adopción catalana y los Papeles Aragoneses del Archivo de Salamanca que curiosa y distraídamente se llevaron a Cataluña perteneciendo a la Corona de Aragón y no al Condado de Cataluña; pero como tenemos unos vecinos muy amigos de rescribir la Historia, quizás Carlomagno sea un caudillo catalán que conquistara el Mediterráneo en los albores de la Edad Media. ¡Tenemos sarna para tiempos!

Cajas sepulcrales.

           No me pasa desapercibida la responsabilidad de las autoridades eclesiásticas implicadas a lo largo de los tiempos tanto Aragonesas, monjas incluidas, como Catalanas y Romanas; ni las autoridades civiles Aragonesas poco firmes en algunos momentos, Catalanas desoyentes de los fallos judiciales, e incluso Nacionales que, con su silencio e ignorancia premeditada, parecían otorgar carta de naturaleza consintiendo los repetidos expolios y su perpetuación.
                Las sentencias judiciales en un país de derecho se acatan, han de ser cumplidas por la razón y en otro caso por la fuerza. El Poder judicial tiene a su disposición a las Fuerzas de Orden Público, que legalizamos  y pagamos entre todos, para que hagan cumplir la ley. He corrido delante de los grises en alguna ocasión y sabía que podía llevarme algún porrazo al oponerme  al dictado de la ley; no me sirve que el soldado profesional me diga compungido que las balas matan. Que los Mosos de Escuadra te pueden hacer algún bollo si estás donde no debes oponiéndote a la ley e impidiendo que la democracia funciones, eso no es violencia, violencia es el incumplimiento de la ley más cuando este incumplimiento perjudica a terceros.  ¡No me creo los intencionados manejos de las redes sociales ni de los voceros que están arrimando descaradamente el ascua a la sardina de sus inconfesables intereses!

Uno de los alabastros.

                Es el cumplimiento de la justicia lo que ha propiciado la recuperación de los Bienes de Sijena y no la aplicación del Artìculo 155 de la Constitución, en esa trampa saducea tampoco debemos caer como tampoco caeremos en el pretendido enfrentamiento de un par de comunidades autónomas vecinas y unidas por infinito número de lazos der toda índiole.
                A pesar de todo ¡hoy puede ser un gran día! como dice Serrat.   


9 dic. 2017

CHOGOLISA 17, ESPOLON OESTE POR PATXI GOÑI.



Bajo el Gendarme que corona el Espolón Oeste de Chogolisa.

Cayó en mi mano una entrada atrasada de uno de los Blogs que de cuando en cuando consulto, PIRINEO ARAGONES Y MONTAÑAS PARA PAJAROS LOCOS, al que di las gracias.
La entrada era un video de Patxi Goñi sobre la Apertura del Espolón Oeste del Chogolisa llevada a cabo en Julio y publicada a primeros de Agosto de 2017.
Pedido el permiso correspondiente a su autor lo incluyo para que, si a alguien le apetece, pueda disfrutar de 14 minutos de montañismo himaláyico de lo que yo llamo de pico y pala y algo más.

Por libre en el Espolón Oeste de Chogolisa. Fotos de Patxi Goñi.

 El Chogolisa en un "no ocho mil" y por ello con sus 7655 metros de altitud goza del discreto encanto de su falta de masificación. 
¡NAVARRICO, Gracias por compartir tus experiencias!  

Os dejo el enlace, algo chapucero pero allí queda.





Luces doradas sobre el Chogolisa.

¡Que lo disfruten ustedes!

8 dic. 2017

THE GRADUATE.

Una de las escenas que se identifican con  la seducción en The Graduate.

          La primera vez que ví The Graduate, El Graduado, me pareció una película de cierta importancia destinada a pasar a la Historia del Cine, fue galardonada con el óscar al director Mike Nichols además de acumular varias nominaciones, tendría alrededor de 19 años.
          La película se sostenía sobre la seductora Sª. Robinson,  la encantadora y madura Anne Bancroft, el descolocado e inocente Ben, Dustin Hoffman, la discreta y dulce Elain, Katharine Ross y sobre todo ello una banda sonora irrepetible y eterna de Simon and Garfunkel: The sounds of silence, Scarboroug fair y Mrs. Robinson y planteaba decididamente una revolución sexual en la seductora sociedad americana nacida del materialismo, la inocencia, la incomunicación y la frivolidad.

Fotos procedentes de Google.

          Durante los casi 50 años que se han sucedido desde que la viera por primera vez la he vuelto a ver en repetidas ocasiones; algunos de sus pilares han reducido su solidez inicial aunque  perduran en el tiempo quizás, creo yo, al   amparo de una música inolvidable al menos para lo que disfrutamos de la misma y en vivo durante la segunda mitad del siglo XX.
          Sobre todos y en ese medio siglo hemos visto crecer la aureola de actor extraordinario en torno a Dustin Hoffman  a la vez que su imagen se ha visto salpicada reciéntemente con acusaciones de acoso sexual, comportamiento  que, siendo inaceptable, no debería menoscabar su areola artística bien ganada.

Elain y Ben final convencional.

          Y a pesar o por encima de todo no os perdáis, supongo que una vez más, los más ilustres temas de la película.




5 dic. 2017

80-17. ESTRENO DE LA TEMPORADA DE ESQUIMO EN ESPELUNCIECHA. GRALLERAS SUR. 5-12-2017.


La Majada de Espelunciecha de pastel. 

Aparcamiento de Espelunciecha, Majada e Ibón de Esepunciecha, Negra y Puerto de Canal Roya, Gralleras Sur, Majada de Espelunciecha, Cuello Garmet y Aparcamienro Espelunciecha.
05-12-2017.
Salida 11 h. Llegada 15:15 h.
Sol.
Muy fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Espelunciecha procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Cayo la “gran nevada” según se anunció, a los cuatro vientos, por los voceros que o nos toman por idiotas o es que en realidad lo somos. Que yo sepa, una gran nevada no viene nunca de norte, al menos por estos pagos; además hubiera sido lo mismo con las ventoleras que se desataron a continuación. Para que nieve en el Pirineo Central tiene que venir de SUR.

No hay mucha nieve en el Aparcamiento de Espelunciecha pero...

            No tenemos prisa por estrenar la temporada sabedores de que hay muy poca nieve y además alta e irregularmente distribuida, bueno, que no hay si no es a cañonazos. Las sures del piri están limpias.

El Barranco Espelunciecha no tiene nieve suficiente para subirlo por su orilla izquierda.

            Es 5 de Diciembre de 2017 y las once de la mañana cuando cruzamos el recién nacido Gállego a 1775 metros de altitud y antes de calzarnos los esquís ya pillamos un primer capazo, luego nada más calzarlos charlamos con Piné y con Chabier, debemos andar medio pueblo por aquí porque esquiadores no hay gran cosa en este primer día de temporada.

Fuera de pistas hay muy pooca nieve salvo zonas abrigadas del viento.

            Y como no hay nieve, nos vamos a Espelunciecha, que aquí hay algo de esa que pagamos entre todos. Es un estreno clásico utilizando el inicio de las pistas para ascender valle arriba. El barranco no tiene nieve suficiente para subir por su margen izquierda y Rinconada arriba nos vamos hasta la Majada de Espelunciecha.

Atravesando la Majada de Espelunciecha. 

            Abandonadas las pistas, la majada tiene nieve profunda y soleada y una huella la atraviesa, la seguimos pues nos interesa ya que nos acerca al ibón. Cruzamos su desagüe por puente de nieve y remontamos a la sombra del día entrando en la “Nevera de Espelunciecha.” Es el encuentro con el clásico crujido de la nieve bajo los esquís, rítmico, siempre viejo y siempre nuevo

Atravesando el Desagüe del Ibón de Espelunciecha. 

            Hay que decir que ni siquiera a la sombra se hace frío puesto que hay inversión térmica: cinco bajo cero en Sabi y tres sobre cero y sin viento en el aparcamiento, pocos días como hoy.

Contemplando el Ibón de Espelunciecha.

            El Ibón de Espelunciecha solamente tiene un pequeño ojo en su cola, estamos a 1950 metros de altitud y tiene que venir el hielo todavía.

Espelunciecha remontando hacia la Negra de Canal Roya. 

            Hacemos algunas fotos y proseguimos remontando al norte sobre nieve profunda en busca de la Negra de Canal Roya que tiene bastante nieve depositada por el viento y algunas huellas, pocas…

Hay que hacer huella y buscar los lomos con poca nieve. 

            La pista está sin balizar todavía, la retrak no funciona y de momento, la zona nos oferta su deliciosa soledad. Con ella nos llegamos al Puerto de Canal Roya bañado de sol y delicioso ante la inusual ausencia de viento donde nos recibe, espléndido como siempre el fastuoso Diente de Anayet.

Cerca del Puerto de Canal Roya. 

Culibillas, Espelunciecha y Punta Dur del Puerto de Canal Roya desde Gralleras Sur.

            En el medio pelado y amplio puerto, a 2150 metros,  nos sentamos en un claro a echar un bocado mientras recordamos algún infausto día en el que pelamos más frío que el perro de un señorito, en una épica transición.

En Gralleras Sur.

Cuyalaret, Aneu y Gralleras Norte desde Gralleras Sur.

            Espelunciecha Sur con sus 2204 metros está muy pelada de nieve pero aun así dejamos los esquís junto a la llegada de la silla y nos subimos a contemplar el mundo que desde aquí se acostumbra a ver: La Canal Roya con la Raca rojiza, Cuyalaret limpio, Aneu empenachado de nieve, Gralleras Norte menos de medio-medio y la campana de Aneu con las paredes sin pintar… todo un poema.

La nieve está rápida en Espelunciecha.

            Es la una y media y nos aprestamos a por los primeros giros de la temporada que son como esos mostos primeros, poco azucarados y engañosos, siempre nos pasa lo mismo y sabemos que es algo que se curará poco después.

Y también dura en la Rinconada de Espelunciecha. 

            Han debido de pisar abusivamente con las máquinas para que no se lleve la nieve el viento y hay algunos tramos de la pista que parece hormigonada.

Inicio de la travesía hacia el Collado Garmet. 

            A la entrada del Rellano de la Majada de Espelunciecha abandonamos la pista e iniciamos la travesía alta de la majada con destino en el Cuello Garmet. Hay una huella que nos va a sacar de las miserias de foquear en nieve profunda.

En la Nevera de los Frallones. 

            Ceñidos a los declives de los Farallones y en suave ascenso a la agradable sombra del mediodía nos acercamos progresando al este hasta las inmediaciones del Cuello Garmet. Un novato está subiendo por medio de la pista como si se la hubiera acabado de comprar, luego, todos somos iguales.

Vista atrás desde cerca del Collado Garmet.

            La nieve de Batallero está muy buena, bueno, la de la pista y la de las orillas por las que bajaremos disfrutando de nuestro descenso con algún revolcón que otro sin importancia en cama blanda. ¡Mira que caerte!

Midi de Ossau desde Espelunciecha sin más comentarios.

            A las tres y cuarto acabamos el ocho que le hemos hecho al Valle de Espelunciecha¸ han sido alrededor de 500 metros de desnivel los que hemos acumulado en una jornada inimaginable por benévola. Nos queda toda la temporada por delante.