18 jul. 2017

47-17. LA MARERE Y BERGON EN UNA CIRCULAR ENTRETENIDA. 16-7-2017.

La Marere desde Bergon. 

Pista Barranco Lapassa, Col de Iseye, Col Coig Arra, Cara Este, La Marere, Faldeo Este de la Marere, Osque de Ponce y Arista Sudeste, Osque de Ponce, Faldeo por la Norte de Bergon, Pista y Col de Bergout y Cruce de pistas.
16-07-2017.
Salida 07:45 h. Llegada 17:30 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de la Marere y Bergon procedente de Geoportail. Vía en amarillo.

            Bajábamos del Montagnon de Iseye por la Table de Ponce y contemplábamos las abruptas paredes soportadas por pedrizas de la cara este de un par de montes que de alguna manera nos atraen quizás porque no parecen cuestas de vacas.
            Cuando tratamos de saber algo de ellas, enseguida nos queda claro que no son susceptibles de encadenarse a pesar de su proximidad y que sus accesos más usuales utilizan precisamente lo que veíamos desde la Table de Ponce, su cara este.
            El 16 de Julio de 2017 dan buen tiempo en los cuatro puntos cardinales. Juan se queda de padre y nosotros nos vamos a conocer.
            Conocemos el acceso por el Barranco de Bitet y consecuentemente  buscamos  un acceso diferente a partir de Accous por el Barranco Lapassa. Se puede también desde Aydius pero…

Desde más arriba de Accous Bergon y la Marere.

            Pasamos Accous un poco “a guevo” y tomamos la carretera correcta gracias a la orientación del valle pues en el mapa aparecen a priori accesos a ambos lados del barranco. Primero un buen tramo de carretera de montaña asfaltada que termina en un cruce de pistas acartelado. Nosotros continuamos por la que se prolonga barranco arriba mientras que la otra  marcha en ascenso y en dirección opuesta.
            Poco más de un kilómetro más adelante cruzamos un barranco seco y al otro lado aparece el cartel de Col de Iseye. Estamos a 850 metros de altitud.

El Paretazo de Ronglet.

            Son las ocho menos cuarto cuando comenzamos  a caminar  por la orilla izquierda del Barranco Arraille en dirección este. Enseguida nos apartamos del mismo  y entramos en el hayedo  girando un poco al sur y acercándonos al Barranco Lapassa  y mientras que se nos muestran Anchet y las Paredes de Ronglet que tanto nos llamaron la atención desde la Arista Norte de Permayou.

Laderas bajo el Col de Iseye.

            Alcanzamos el rellano en el que se asienta la Cabaña Lapassa y desde allí contemplamos el circo que limita Ronglet, Permayou, el amplio Col de Iseye y La Marere que es nuestro objetivo inicial.

Elegantísima clavelina de pastor en el Barranco Lapassa.

            Se trata de un circo completamente  vestido de praderío en el que el camino asciende por la derecha del poco significativo barranco en dirección sudeste. Zetea muy arriba en una zona con algunas afloraciones rocosas y bruscamente, cuando la ladera se empina un poco más la atraviesa en dirección norte acercándose a la Marere para pasar enseguida por la Cabaña Escurets y proseguir ascenso ya con el sol en la cara hasta alcanzar enseguida el Col de Iseye situado a 1829 metros de altitud. Son los nueve y cuarto.

La Marere desde cerca del Col de Iseye. 

            Desde el collado pasamos una breve revista de los conocidos: de oeste a este con Permayou, Isabe, Sesques, Montaut y Ponce, Mardas y el Montagnon de Iseye no son visibles; debajo tenemos el praderío de Laiterine y tras una breve conversación con un francés que no pone buena cara cuando le nombramos Bergon, proseguimos.

Hacia el Col de Labignes, preside la Marere.

            Hay un camino que partiendo del collado faldea por el este un alomado promontorio y se pierde bajo el Col de Lesbignes donde arranca la Arista Sur de la Marere. No es problema porque al este de encuentra el Collado de Coig Arras que es nuestro punto clave siguiente 100 metros por encima del Col de Iseye.

Hacia el Croig Arras. 

            A media ladera  ganamos altura entre trochas de ganado y prado muy basto que alterna con caliza suelta hasta que aparece  la pedriza que rellena el enorme corredor este del pico.
            No llegaremos al collado sino que comenzaremos directamente el ascenso del corredor en diagonal y ganado altura paulatinamente  por la parte sur del mismo. Aprovechamos el límite con la verdura y las rocas para ganar altura con la máxima comodidad posible.

Entrando al Corredor de la Este de la Marere.

            Algo arriba, el corredor se abre en dos, la rama sur a nuestra izquierda conduce a unas paredes verticales de bastante mal aspecto y dudamos.

Las paredes ofrecen paso por la zona sur a la izquierda en la foto.

            Tras una poco cómoda diagonal a nuestra derecha me asomo a la rama derecha y localizo una especie de cueva de la que recuerdo de haber leído algo y hacia ella nos vamos.
            La cueva está en la base de unas paredes verticales por lo que habrá que tomar una pared de verdura al sur de la misma y tratar de ascender por allí.
            En algún momento hemos querido imaginar más que ver, huella de tránsito en el límite de la pedriza. Ahora en la pared y siguiendo el ascenso más favorable creemos localizar una vaguísima senda  sin baliza ni hito alguno.

Pared herbosa que hay que subir.

            Comenzamos por nuestra derecha, a mitad pared la atravesamos a nuestra izquierda y terminamos en un pequeño descansillo bajo unas paredes de placas acostadas.

Placas rocosas cuarteadas y escalonadas tras la rampa herbosa.

            La entrada a la pared es feucha pero no nos ocasiona ningún problema. Las calizas están muy cuarteadas y se suben bien. Nos conducen a un pequeño corredor abrigado de la verticalidad de la pared  que con un buen paso de roca, será de II, nos deposita en un crestón al que accedemos con otro paso de II que nos permite alcanzar la alomada arista sur del pico al que llegamos enseguida y andando.
Llegando a la Arista Cimera de la Marere.

            Son las once menos cuarto de la mañana cuando alcanzamos la Cima de la Marere o Embarrere situada a 2221 metros de altitud. Se trata de un buen mirador con unos alrededores amplios pero todo nuestro interés se centra en el norte  inmediato: la arista se desploma enseguida y nos ofrece completamente desnuda la imagen del Pic Bergon con su arista sudeste toda para nosotros.
            Nos sentamos junto al hito cimero y almorzamos, más bien echamos un trago de agua pues hace una mañana calurosa y desde el Col de Iseye al sol se nos ha hecho sed. Entre tanto, tratamos de imaginar la vía de ascenso en la arista que nos ofrece dificultades varias que se verán.


Faldeo de la Este de la Marere hacia la Osque de Ponce.

            Un cuarto de hora después iniciamos el descenso siguiendo escrupulosamente el camino de subida a la vez que contemplamos áster y edelweis que decoran los retozos de praderío.
            Con el debido cuidado destrepamos los tramos rocosos y seguidamente la pared de verdura hasta que ponemos pie en la pedriza del Corredor Este de La Marere ya  bajo la cueva.
            La decisión está tomada: nos vamos a Bergon y tenemos la opción de bajar hasta el Col de Coig Arras y luego de perder altura cómodamente remontamos por pedrizas o faldeamos en suave descenso atravesando las pedrizas en diagonal como procedimiento más económico de esfuerzo en principio.


Pedazo de pedrera que nos hemos chupado faldeando la Marere.

            Lo sabíamos en el fondo. Descendemos un buen tramo de pedriza tratando de patinarla y cuando se pone impracticable iniciamos el faldeo descendente que nos tiene que llevar a la Osque de Ponce, un collado en el que iniciaremos el ascenso de la arista sudeste.
            El faldeo es suavemente descendente alternando tramos más o menos horizontales que hacemos siguiendo intermitentes trochas de animales muy indefinidas. Será un faldeo largo pues la ladera tiene unas dimensiones algo amplias que pueden engañar y el asunto resulta bastante incómodo y tedioso para mí chica, yo le llevo bien de piedra en piedra mientras me dejo llevar cuando el terreno no aguanta.


Bajo la Osque de Ponce.

            Transitamos bajo las amplias oquedades de la pared, y por debajo de las afloraciones calizas más bajas y alcanzamos la base de las paredes junto a unos pequeños covachos.
            La Osque de Ponce es una brecha situada prácticamente  a la misma altura que el Coig Arras por lo que en la travesía habremos perdido  alrededor de 100 metros, Ahora nos encontramos 50 metros por debajo de la brecha y tras remontar un corto tramo de verdura alcanzamos un pequeño hombro desde el que visualizamos ya el recorte de la brecha.
            Se trata de un corredor amplio que sube de muy abajo y al que nos incorporamos por su lado derecho pero habrá que atravesarlo siguiendo una especie de  caminillo para tomar la parte izquierda del mismo en la aparecen materiales más firmes.


El tajo que queda desde la Osque de Ponce. 

            En la brecha a 1943 metros de altitud, son las doce, aparece el estrecho barranco de la vertiente oeste con un gendarme espectacular y la arista que arranca al noroeste, con la vertiente este vestida de paredes y la oeste con inclinadas rampas de verdura  también sobre paredes.
            Un débil caminillo por la misma arista permite un ascenso cómodo del primer resalte que nos conduce, tras un tramo de arista horizontal, a un primer resalte que nos obliga a faldearlo un poco por debajo. Recuperada la arista nos damos cuenta que tenía un paso que haremos a la vuelta.


La Marere desde la Arista de Bergon. 

            Le sigue un tramo más de arista en ascenso, nos conduce a un hombro que se alarga hasta la base de un resalte intermedio más potente que no se puede superar directamente y que hay que faldear.
            Tiene una larga vira herbosa muy pendiente y en quiebro, pero un tanto alejada de la arista  no termina de convencerme.


Faldeando el Gendarme Intermedio de la Sur de Bergon. 

            Iniciamos un faldeo horizontal algo expuesto pues la pendiente de la ladera es pronunciadísima para cercarnos a la pared. He querido ver una grieta con un arbusto empotrado que nos puede servir.
            No he visto mal. Se trata de una estrecha fisura- corredor inclinado a izquierdas que permite remontar cuatro metros por encima de unos escalones calizos. En la cabecera de la grieta hay un enebro.


En la Cima de Bergon o Ilhec.

            El enebro tiene sus raíces en una repisa estrecha desde la que arranca un tramo de pared vertical de otros cuatro metros con buenas presas aunque no muy grandes y termina en un escalón un pelín largo. El paso será de III en descenso. Por encima del mismo una rampa de verdura se eleva unos metros que nos llevan sin complicación pero con cuidado a la arista por la que ascendemos un tercer resalte cortado verticalmente y que tendremos que destrepar con algún cuidado, alrededor de una docena de metros. Desde allí arranca el resalte cimero que se sube prácticamente andando y que nos deposita en la Cima del Pic Bergon o Ilhec situado a 2148 metros de altitud. Es la una del mediodía.


Acercándonos a la Osque de Ponce.

            En la cima echamos un buen trago de agua y contemplamos la espectacular Cara Norte de la Marere con sus terrazas inclinadas de verdura y sus paredes verticales. Subiendo quedaba a nuestra espalda   ganando notoriedad con nuestro ascenso.   Hacemos algunas fotos, nos relajamos un pelín conocido el chocolate y enseguida iniciamos el descenso, armados con la paciencia y los cuidados necesarios con lo que será suficiente.
            Destrepamos con seguridad los dos resaltes superiores pues la roca es muy buena y las presas suficientes y trepamos directamente el inferior para evitarnos el faldeo también con buena roca.
            Alcanzada la Osque de Ponce, bajamos unos metros y en un trozo de gravera a la sombra nos sentamos a comer. Está tan buena el agua como la sombra.


Larguísimo corredor al encuentro del agua en les Coumes de Amou.

            A las dos, hemos decidido volver en circular por el norte, continuamos el descenso del corredor este que  aunque no lo parece tiene un descenso de alrededor de 400 metros.
            Alcanzamos un estrechísimo corredor de pedriza y patinándolo con algunos cuidados pues no es de lo mejor para el asunto nos bajaremos algo más de 150 metros hasta que desaparece en una ladera mixta de pedriza y verdura que irá cambiando las piedras calizas por verdura hasta convertirse en un praderío fino en el rellano sobre los 1500 metros de altitud.
            Previamente y antes de alcanzar el rellano el barranco seco en la parte de arriba surge para sumergirse 50 metros después, creo que la surgencia ha debido motivarla nuestra sed. Guardábamos cierta cantidad de agua pero teníamos mucha sed.
            Rellenadas nuestras cantimploras y saciada en principio la sed, enseguida alcanzamos el rellano que se sumerge en un estrecho del barranco y éste a su vez se introduce en el hayedo. Nuestro objetivo pasa por alcanzar un camino que sobre los 1500 metros de altitud faldee hacia el oeste el Bergon, se convierta en pista y siga el faldeo hasta un collado, luego una pista y etc, etc, es decir, lo que salga. Se trata de una vuelta larga.
            Me asomo al barranco cosido de trochas del ganado que acude a beber por allí y me digo que igual no hay que meterse por allí; hemos visto un triste hito de piedras aquí muy cerca y por la altitud igual iniciaba el faldeo que buscamos.


La Pista hacia el Col de Bergout. 

            Remontamos unos cortos metros y enseguida aparece una trocha de vacas que se introduce en el hayedo de manera firme. ¡No me lo puedo creer!
            Son las tres menos cuarto, la trocha marcha fundamentalmente horizontal, no es ocasional sino que es muy firme y cada vez más y para colmo de nuestra suerte, avanza a la sombra de manera continuada. Recorreremos un par de combas entre crestones que articulan la Norte de Bergon, pasamos una portera en ascenso donde se insinúa una vieja pista que desaparece enseguida pero poco después aparece una pista horizontal a la que nos lleva el camino. La pista muere en un casetón de acometida de agua.
            Proseguimos con ella al oeste hasta alcanzar en una revuelta una fuente en la que volvemos a beber. Es la Fuente de Bergauteilh.  Poco más adelante la pista se pierde pero aparece a un nivel ligeramente superior al que llevamos otra  que rodea la Cresta de Bergout  iniciando el descenso a partir de aquí pues seguimos alrededor de los 1500 metros de altitud.



El crestón herboso que hemos bajado.

            La pista describe media docena de revueltas quebradas en decidido descenso, en la primera hay un abrevadero solo para animales y en la última dejamos la dirección oeste para marchar en una largada al sur para terminar remontando ligeramente y alcanzar un collado que tiene que ser el de Bergout. En las inmediaciones hay una cabaña con buen aspecto y en la loma próxima un despegue de parapentes.
            Estamos sobre los 1170 metros de altitud son las cuatro y media y tenemos que volver a decidir: o damos una buena vuelta por detrás de la loma de despegue de los parapentes para tomar una pista que baja  toda la ladera y que estamos viendo, o hacemos una diagonal inclinada para alcanzar la pista después del rodeo o nos vamos directamente al sudoeste por el inclinado praderío como procedimiento de acortar.
            Tomamos la última opción que será un error puesto que la ladera está inclinadísima, con hierba crecida y a mi chica no le gusta.
            Después de un faldeo alto tomaremos un crestón igualmente inclinado pero en el que aparecen algunas afloraciones dispersas de roca y con paciencia benedictina nos iremos para abajo aprovechando el pisoteo de algunos animales que han utilizado el crestón. Se nos van tres cuartos de hora para bajar  la ladera.


Llegando a la intersección de pistas con el final de la Carretera de Accous.

            Alcanzamos la pista que 300 metros más adelante nos deposita en el cruce de pistas de la mañana a la que llega la carreta.
            Me alargaré deprisa a buscar el coche kilómetro y media más arriba y a las cinco y media meto en marcha el aire acondicionado del coche que me hace falta.
            En el cruce recojo a Rosa y vuelta para casa. Hoy ha sido una jornada completamente “entretenida.” Hemos tenido tensión para alcanzar el inicio del camino al final de la pista, tensión para subir y bajar de la Marere, incomodidad para el faldeo hasta Osque de Ponce, más tensión para subir y bajar  de Bergon, tensión y suerte para encontrar el camino y la pista de vuelta y tensión finalmente en el descenso de la ladera, salvándose únicamente el ascenso del Barranco Lapassa hasta el Collado Coig Arras. Si además le echamos 1700 metros de desnivel con calor… pues eso, entretenida. Es la montaña francesa sin hitos y nos creemos que con pocos visitantes pero también es la montaña que queremos. 

Para ver más fotos.

15 jul. 2017

46-17. ESTAUAS POR LOS LACS DE CELINDA Y PUERTO VIELLO.13-7-2017.

La Arista hacia Bonneco y Estauas desde Sacroux.

Fin Carretera Benasque, Camino de Gorgutes, Ibón y Puerto de la Glera, Cara Sudoeste, Saroux, Faldeo por Noroeste, Corredor Sudeste, Bonneco, Corredor Sudoeste de Bonneco, Lac Celinda, Lac de Puerto Viello, Arista Oeste, Estauas, Puerto Viello y Barrancos de Puerto Viello y Gorgutes.
13-07-2017.
Salida 07 h. Llegada 13:15 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Sacroux procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            En la furgo pasamos una noche deliciosa que no se nos hace larga, nos habíamos ganado un merecido descanso y las seis y media aterrizamos, a regañadientes, en el 13 de Julio de 2017.
            Un breve desayuno, las mochilas están preparadas y a las siete nos metemos en camino: la mañana está espectacular.

Iniciando el camino al Final de la Carretera de Benasque.  

            Partimos a 1780 metros de altitud y tomamos al norte el mismo camino por el que descendimos ayer. Se trata del Camino al Puerto de la Glera que arranca sinuoso entre pinos negros y que, tras un par de rellanitos herbosos, se encarama en la ladera para abandonar el bosque y entrar en el praderío  que está sembrado de orquídeas. La Montañeta al nordeste y el Mall Pintrat al noroeste nos guían y limitan nuestro campo de juego para hoy.

El Puerto Viejo de Gorgutes por donde volveremos. 

            Ya en el praderío el camino transita la Orilla Derecha del Barranco de Gorgutes pero nosotros lo abandonamos  para cruzarlo y encaminarnos directamente hacia los Ibones de la Solana de Gorgutes al pie del Pico de la Montañeta, evitándonos un largo rodeo por medio del circo.
            Recuperamos el camino alcanzamos el rellano de los Ibones de la Solana de Gorgutes situados a 2215 metros de altitud y orientándonos un tanto al noroeste nos acercamos al Ibón de Gorgutes o de la Glera.

Iniciando el Camino a Sacroux.

            Lo bordeamos por el este y nos asomamos a la Vertiente Francesa del Puerto de la Glera para tratar de visualizar lo que las nieblas no nos dejaron ver ayer tarde.
            Estamos a 2367 metros de altitud y son las ocho y cuarto cuando, desandando unos metros, tomamos un señalizado caminillo en azul que marcha al noroeste por un vallecillo longitudinal. El camino lleno de hitos, transita la base de la ladera sudoeste de la arista fronteriza que nos tiene que llevar a Sacroux.

Con el Pico de la Glera subiendo a Sacroux.

            No hemos estado nunca, parece que se trata de un pico poco definido en una arista que no domina con claridad y vamos un poco a ciegas. Cuando lo fotografías desde el Valle del Esera dices: “allí está Sacroux”  entre un rosario de puntas limitadas por Mall Pintrat y por la Glera pero no sabes cuál es.

A la derecha Sacroux. 

            El camino se va elevando en la ladera poco a poco, atraviesa una zona de pedrizas metamórficas poco estables y los hitos se desparraman bajo unas placas claras de roca.
            Caminamos hacia la base de las placas y es precisamente a ellas a las que hay que ir. Perfectamente cuarteadas y escalonadas permiten un ascenso cómodo con algún apoyo de manos sin trascendencia.

El Diente Sudoeste de Sacroux nos engaña.

            Superado este corto tramo de pared aparece un afilado puntón que nos hace suponer se tratará de nuestro objetivo debido a su aparente prominencia y hacia allí nos vamos siguiendo el caminillo.
            Nos conduce a un pequeño collado  cuando ya pensábamos por dónde abordaríamos el puntón y allí aparece un viejo pluviómetro pero no hay dudas: los hitos giran al nordeste y una treintena de metros suaves nos depositan muy fácilmente en la Cima de Sacroux situada  a 2671 metros de altitud. Son las nueve de la mañana. 

En la Cima de Sacrous con el Boum detrás. 

            Desde la cima, que tiene buenas vistas contemplamos una espléndida circular que al nordeste nos regala la cadena fronteriza con el Macizo de las Maladetas  y al sudoeste el resto de la cadena fronteriza que se pierde en Boum y Maupás. La Mina, el Salvaguardia, la Montañeta y la Glera fueron nuestros guías ayer y hoy tenemos para nosotros de aquí al Puerto Viello de Gorgutes limitado claramente por el Mall Pintrat.

Vista sobre la faena de ayer en Sajust y Montañeta. 

            Hacemos algunas fotos, visualizamos mejor que desde el Puerto de la Glera nuestro recorrido  de ayer del Lac de la Montañeta al Puerto de la Glera y desandamos los últimos pasos para descender al collado del pluviómetro: vamos a intentar acercarnos al Pico Bonneco.
            Tenemos por delante una arista dentellada de esquistos recubiertos de líquenes que ofrece una línea bastante horizontal  y que, para estrenarse, nos ofrece el puntón, desde aquí mucho menos significativo, que nos había engañado a la subida.
            La arista presenta alguna brecha medianamente profunda y se adorna de pequeñas placas metamórficas lisas que habrá que superar con paciencia. Pues hay mucho material suelto. Se nos va a llevar tiempo pero de eso disponemos.

Sacroux y el Gendarme Oeste. 

            Ates de atacar la arista observo un casi imperceptible caminillo que inicia un faldeo del gendarme por el norte y por ver…
            Se trata de una trocha de animales en la que vemos un hito y decidimos probar, avanzando en el faldeo del primer puntón por la cabecera de un paretazo vertiginoso. Tras rodear un pequeño crestón el caminillo prosigue y lo localizamos en una inclinadísima faja de verdura mucho más adelante.
            En la Arista Oeste de lo que suponemos de trata de Bonneco hemos visto las evoluciones de las ovejas montañeras recorriendo la arista  y si ellas van por allí, por qué no podemos ir nosotros
            No vemos ninguna incorporación a la cresta que llevamos unos metros por encima y lo que si hacemos es ahondarnos un poco al proseguir con el faldeo.

Rampa de subida a Bonneco

            Recorridos alrededor de 300 metros el caminillo se incorpora a una faja de verdura un poco amplia  de la que arranca un tumbado y también herboso corredor con la intención de ganar la arista.
            Localizamos unos hitos que se van para arriba con trazas de camino  y mientras Rosa marcha para arriba yo lo sigo hacia abajo hasta localizar un siguiente hito que me indica el faldeo de la arista oeste, no sé a dónde pero puede ser una alternativa de descenso al Lac Celinda.
            Remontamos cómodamente una cincuentena de metros y alcanzamos la arista en un pequeño collado. Al nordeste hay un hito sobre un promontorio inmediato al que se llega caminando. Desde allí, no tiene ninguna historia acercarse, se contempla la Cima de Bonneco consistente en un pináculo rocoso al que hay que llegar tras unos metros de cresta tras el collado.

Casquete Somital de Bonneco desde el diente situado al este. 

            Rosa que ha marchado delante supera un pequeño gendarme y me espera en la brecha bajo la cima. Hay que pasar un bloque liso y fácil para encaramarse en la arista y trepar con buena roca hasta la plataforma cimera con un paso de II, pues tiene patio.
            En la minúscula y plana Cima del Pico Bonneco hay un hito pequeño que nos servirá a modo de trípode para hacer la foto de cima a 2660 metros de altitud, mi altímetro está alrededor de los 2650 metros. Son las nueve y media.
            No se trata de un lugar más relevante de este tramo de arista pero no parece nada más alto a su alrededor. La arista se marcha hacia una brecha profunda en dirección a Estauas y hacia Sacroux solamente destaca éste último pero en el gendarme que hemos pasado para llegar hasta aquí arranca la Arista Oeste de Bonneco con destino al Col de Pinata y eso disipa todas las dudas.
            Tenía previsto recorrer esta arista, que era la que transitaban las ovejas, en descenso hasta alcanzar la cota 2300 y desde allí bajar fácilmente al Lac Celinda, el Collado Pinata está algo más abajo a 2140 metros de altitud y ya no interesa.

Corredor Sudoeste de Bonneco.

            También disponemos de la opción del camino que faldeaba esta arista por el nordeste y… aquí debajo tras pasar de nuevo el gendarme nace un corredor que o mucho me equivoco o nos permitirá alcanzar las Pedrizas del Circo de Celinda.
            Tras echarle una ojeada desde una piedra abalconada nos vamos para abajo.
            El Corredor Oeste de Bonneco es una flecha no demasiado amplia, rellena de basura, carente de resaltes dignos de mención y que nos bajará alrededor de los 150 metros depositándonos en las pedrizas del fondo del circo en un pis pas, sin requerir nada más que costumbre de transitar estos basureros. Tan solo tenemos que apoyar las manos en un paso nada más iniciar el descenso para faldear por la derecha cómodamente un único paso largo y liso. Aprovechamos la pared que llevamos a nuestra izquierda para apoyo de manos.

El Corredor Sudoeste de Bonneco que acabamos de bajar.

            Un cuarto de hora después estamos en la pedriza, bolo a bolo, disfrutando de la imagen del fondo del circo ocupado por el Lac Celinda.
            Salimos de la sombra y nos llegamos a la orilla del lac situado a 2400 metros y cerca de su desagüe y a la sombra de un bloque nos sentamos a almorzar. Van a ser las diez y cuarto.

Lac Celinda desde su desagüe. 

            Recordamos nuestra anterior estancia aquí  y disfrutamos de tan encantador lugar en absoluta soledad antes de proseguir camino. La jornada tiene mejor pinta que la de ayer.
            La Arista Noroeste de Estauas separa los vasos de los Lacs Celinda al  nordeste y Puerto Viello al sudoeste. Nosotros queremos pasar por éste último y desde Celinda hay  que remontar casi 100 metros por terreno diáfano  para alcanzar la, aquí, alomada arista y a ello vamos tras cruzar el desagüe del lac y comprobar como las nieblas rellenan todo el llano pirenaico y también los fondos de los valles
            Inmediatamente encontramos un caminillo con hitos entre los lacs que cómodamente nos permiten atravesar una serie de torrenteras paralelas entre si y nos depositan en la loma divisoria desde la que enseguida se ve el Lac de Puerto Viello.

Iniciando la Noroeste de Estauas.

            Todavía no lo hemos visualizado cuando a mi chica se le ocurre subir a Estauas y sin abandonar los hitos iniciamos el ascenso sin acercarnos hasta la orilla del lac.
            Se trata de una amplia loma de verdura con afloraciones  rocosas recorrida por un caminillo algo transitado que no va al pico sino que lo faldeará en suave ascenso para alcanzar directamente el Puerto Viello en lugar de hacerlo por el fondo del corredor más pedregoso y que todavía alberga algunos neveros residuales.

Se adivina la brecha del Puerto Viello

            Delante de nosotros van tres de travesía hacia el collado pero nosotros abandonamos el camino y buscando las inmediaciones de la arista que ya se ha perfilado, ascendemos una ladera de verdura escalonada, medianamente erguida que nos permite ganar altura con comodidad y nos acerca a la cima.

La Nordedeste de Estauas que separa Puerto Viello de Celinda.

            Contemplamos largamente en los descansillos el Lac de Puerto Viello, ganamos finalmente la arista para ver el circo de Celinda y poco después alcanzamos la Cima de Estauas situada a 2687 metros de altitud. Hay un hito grande de piedras.

Llegando a la Cima de Estauas. 

            La Arista Noroeste de Estauas arranca aquí pero, al igual que en Bonneco no creo que esta sea la cima real a pesar de las fotos que veré a la vuelta en Internet. Es la cima cómoda que creo corresponde a la Cota 2743 metros.

La que me parece como la auténtica Cima de Estauas.

            Personalmente creo que la cima real está un poco más al nordeste y de por medio hay dos brechas una visible y de no muy buen acceso, si el remonte posterior y luego otra no visible desde aquí. Parece un crestón alargado en el que localizo un par de rebecos. Detrás del crestón ya no se ve nada y el crestón se convierte en arista descendente directamente al Ibón de la Glera y conformando el valle suspendido de ascenso a Sacroux.

Vertiente Sudeste del Puerto Viello.

            Pasadas las once y media nos vamos para abajo ahora por la arista sur directos al Puerto Viello. Recorremos la cabecera de algunos corredores que se pueden descender para alcanzar el Circo de Gorgutes y nos llegamos al Puerto Viello situado a 2632 metros de altitud sin tener que remontar ni un solo metro. Son las doce.
            El trío vasco que va de travesía arranca del collado y enseguida les alcanzamos. Charlando con ellos nos vamos para abajo.

Vista atrás hacia el Puerto Viello.

            El corredor que se inicia estrecho e inclinado con zetas cortas enseguida se ensancha  y  dulcifica un poco la pendiente al introducirse en una amplísima pedriza que rellena todo el circo y en la que se asientan todavía neveros residuales en tan desfavorable orientación.
            Uno de ellos marcha al Puerto de la Glera y los demás continuamos para abajo entrando en el recién nacido Barranco de Gorgutes que poco más abajo se estrecha e inclina ya entre manchas de pratenses.

Vista arriba del Barranco de Puerto Viello.

            Bajaremos por el fondo del barranco primeo, por la izquierda del mismo después, luego por el cauce y finalmente por la derecha hasta que se ensancha y nos muestra la confluencia con el Desagüe del Ibón de la Glera.

Barranco de Gorgutes al encuentro con el de Puerto Viello.

            Luego por la margen izquierda del barranco alcanzamos el derruido puente y tras pasar a la orilla derecha continuamos junto al mismo hasta que cerramos el bucle abierto a la mañana.
            Solamente queda  recorrer la diagonal de entrada al pinar y llegarnos a la furgo cuando es la una pasadas.

Secnecio Común en el Barranco de Gorgutes. 

            Nos pegamos un remojón, nos cambiamos de ropa, comemos y luego de recoger los 1300 metros de desnivel acumulado en la jornada nos vamos hasta la entrada del Valle de Estós, paramos a coger  unas ramillas de orégano y luego valle abajo entre una multitud de camionazos que se han dado cita a esta hora más abajo del Congosto de Ventamillo. Antes de las cinco en casa.