20 may. 2017

33-17. CUYALARET EN CIRCULAR COMO RECURSO. 20-5-2017.

Allá se queda Cuyalaret. Parece mentira pero lo hemos hecho con esquís.

Aparcamiento de Espelunciecha, Rinconada, Puerto de Canal Roya, Collado y Corredor Gralleras Norte, Cara Nordeste y Cima Cuyalaret. Descenso hacia el Valle de Aneu e Instalaciones de Mina Elisita.
20-05-2017.
Mixto.
Muy fácil.
Esquís de montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Cuyalaret procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            De vuelta a casa y sin mucho programa decidimos dar una vuelta por uno de los últimos reductos de la nieve a baja altitud. Siempre nos queda el valle de Aneu pero a 20 de Mayo de 2017, un año con una temporada especialmente adelantada, a lo mejor no… más lo intentaremos.
            Ya sabemos que la última borrasca trajo mucha agua y nieve acumulativa solamente de 2500 metros para arriba pero… a las nueve y media estamos en el Portalet de Aneu contemplando los devastadores efectos del agua en un Valle de Aneu vestido de verde primavera.

Dónde vamos con los esquís en Espelunciecha.

            Volvemos a la parte alta del Aparcamiento de Espelunciecha y alrededor de las diez comenzamos el porteo que, visto lo visto, nos llevará algo más de media hora y aquí es casi un pecado.

Tras cuarenta minutos de porteo.

            Atajamos entre narcisos en flor hacia la Rinconada de Espelunciecha con la certeza de que la nieve pisada de la pista nos eche una mano, cosa que hará cuarenta minutos después a la altura del Ibón de Espelunciecha como habíamos calculado.

Aumenta la superficie de nieve conforme nos acercamos al Puerto de Canal Roya.

            A partir de allí, sobre los 1950 metros de altitud la nieve aparece continua en una mañana espléndida y adornada con cierta nubosidad de retención.
            Hay demasiados cortes en los alrededores de la pista por lo que con ella nos llegamos al Puerto de Canal Roya avistando las Gralleras limpias de nieve y su collado por el que tendremos que pasar con los esquís en la mano. La Norte de Espelunciecha parece tener un poco más de nieve pero las cartas ya están echadas.

Habrá que quitarse los esquís entre las Gralleras.

            Hemos de pasar con cuidado un par de cortes importantes en la Sur de Gralleras Sur y en el collado entre las dos Gralleras descalzamos esquís cosa que ya suponía  y remontamos el dorso completamente pelado que nos depositará en la Cabecera del Corredor Norte de Gralleras Norte.

La Sur de Gralleras Norte.

            Un par de franceses han foqueado el corredor y están en la divisoria que conduce a Cuyalaret. Nosotros hacemos una transición rápida y nos vamos para abajo disfrutando de un descenso corto con algo de nieve reciente sobre la vieja que se esquía muy bien. Arrancamos de los 2200 y 150 metros más abajo abandonamos el corredor y nos incorporamos a la Cara Nordeste de Cuyalaret tras poner pieles de foca.

El descenso del Corredor Norte de Gralleras Norte es una corta gozada.


Con el Valle de Aneu.

            Desde el Portalet he creído ver una sucesión de rampas y pasillos que permitían ascender la cortada cara del pico pero ahora, desde aquí abajo, no sé.

Gralleras Norte y corredor que acabamos de bajar.

Iniciando el remonte de la Nordeste de Cuyalaret.

            El inicio es de lo más cortado y nos obliga a deambular un poco en busca de pasillos nevados entre cordones de calizas y bloques emergentes, pero salvada la zona, aparecen una serie de rampas continuas, uniformes y medianamente erguidas que nos van a permitir un foqueo cómodo con tan solo una vuelta maría sobre nieve primavera y lo que es más, una última lengua suficientemente amplia nos va a depositar a una docena de metros de la cima.

Esta lengua de nieve nos va a dejar muy arriba en Cuyalaret.

            Allí dejamos los esquís y avanzando entre  soldanellas alpinas nacidas prácticamente de la nieve alcanzamos la Cima de Cuyalaret situada a 2288 metros de altitud cuando son las doce y cuarto de la mañana.

En la Cima de Cuyalaret.

Soldanella alpina en Cuyalaret.

Diente de Anayet desde Cuyalaret.

            Hacemos unas fotos de un paisaje archiconocido y nos sentamos sobre unas piedras a echar un bocado. Estamos solos pues los fransuás ya se han ido para abajo por el corredor que han subido sin más.


Buscando descenso en el Valle de Aneu desde Cuyalaret.

            Alrededor de la una nos montamos en los esquís e iniciamos el descenso escrupulosamente por donde hemos subido, no hay otra alternativa aunque se quisiera.


Descendiendo la parte alta de Cuyalaret.

Por debajo de la transición de ascenso a Cuyalaret. 

            La nieve está muy primavera  pero es noble y se gira bien a pesar de las acanaladuras que en la superficie ha practicado el agua.


Las últimas palas del barranquillo en el Valle de Aneu.

            Disfrutamos de un descenso muy seguro pues el espesor de la nieve es suficiente y alcanzado el punto de transición nos vamos para abajo entrando en la parte alta del Valle de Aneu y siguiendo un poco las huellas de la pareja. Pasada la zona de Grandes bloques calizos descendemos unos metros por el barranco hasta que en un ramal que baja del oeste de Peña Meytadere se corta la nieve. Allí cargamos los esquís en las mochilas y proseguimos descenso orientados por el Portalet de Aneu.


La última diagonal de Cuyalaret.

            Rebasada Peña Meytadere y sin perder más altura nos vamos hacia el collado que permite el paso hacia el Barranco Bacarizal. La zona del collado es amplía y siempre la recorremos con nieve. Hoy está limpia y nos muestra algunos pequeños laquettes de la zona de la Mina Elisita.


Entrando al Bacarizal en la zona de Mina Elisita.

            Tomamos seguidamente la vieja pista que recorre las instalaciones mineras abandonadas y que enseguida nos deposita en las inmediaciones del Aparcamiento de Espelunciecha a 1790 metros de altitud tras haber disfrutado un poco de las delicadezas florales del Portalet en plena primavera.
            Son las dos menos cuarto cuando liquidamos nuestra corta y alternativa jornada matinal con un modestísimo desnivel acumulado de 650 metros. En estos andurriales no queda demasiado esquí por hacer en esta temporada que da sus últimas bocanadas.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.