10 may. 2017

32-17. TUCA DE MULLERES A VUELTAS POR LA ESCALETA. 8-5-2017.


Mulleres desde el Ibón Alto de la Escaleta.

La Besurta, Plan de Aiguallut, Barranco de la Escaleta y Cara Oeste. Vuelta pasando por el Ibón de Coll de Toro.
08-05-2017.
Salida 08:30 h.Llegada16:45 h.
Sol.
Fácil.
Esquís de Montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Mulleres procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            La Tuca de Mulleres es una cima que concita los deseos de senderistas y esquiadores. Es una cima agradable que todos quieren hacer, pero hay que pagar su peso en oro y al contado.
            A nosotros es una cima que nos atrae por múltiples razones personales y a la que hemos ido en repetidas ocasiones y con los esquís concretamente dos de tres. No tiene un desnivel excesivo y por ello no ofrece una esquiada postinera, pero sí que supone un recorrido largo, serán alrededor de 22 kilómetros en total y casi siempre exige un porteo que no se puede fiar en menos de una hora. En estas condiciones o se alían los astros o puedes estar solo, a nosotros no nos molesta ni siquiera el humo, pero es demasiada la competencia que le hacen el Aneto y la familia directa.  
            Si no está la pista de la Besurta abierta, la cabalgada se puede hacer astronómica, entonces no portearás pero te vas a hartar de foquear. Y para hacerlo un poco más light siempre está el recurso de la Renclusa y un par de jornadas.
            Es 8 de Mayo de 2017, la pista ya está abierta, dormimos cómodamente en la furgo aparcada en la Besurta a 1900 metros de altitud y nos levantamos, sin madrugar, a las siete y media. Hay mucho día por delante y cada cual tiene que hacer su tarea ya que si no, pues como que no hay negocio.

Recorremos el Camino del Esera ahacia Aiguallut.

            Alrededor de las ocho y media, hemos saludado a un guardia civil conocido del GREIM de Boltaña que marchan a Llauset, nos ponemos en camino con los esquís en las mochilas.
            En lugar de tomar el camino que marcha hacia la Renclusa para abandonarlo enseguida e introducirnos luego hacia Aiguallut, tomamos el camino que marcha por el río hacia los Ibones de Villamorta y hacia Aiguallut, que algún tramo ya hemos recorrido en alguna ocasión. Los del Greim van delante pero enseguida se detienen pues alguien ha olvidado algo.

La Tuca de la Escaleta o Aiguallut nos orienta por si fuera necesario.

            Les adelantamos y nos llegamos hasta uno de los Ibones de Villamorta que, por cierto, no conocíamos pero enseguida nos damos cuenta de que ese no es nuestro camino, por lo que tenemos que reorganizar nuestro rumbo y a través del pinar volver al cauce del Esera y pasando a su orilla izquierda encontrar el camino que pretendíamos.
            Subimos la conocida rampa empedrada y empezamos a transitar tramos de camino que se salpican con neveros de nieve dura a estas horas de la mañana pues el sol solamente campa por los altos.
            Transitamos un pinar conocido cerca del cauce del río cuando oímos voces en la ladera opuesta, son el grupo de la guardia civil que también han perdido el camino y que tras localizarnos se bajarán para cruzar el barranco y tomar nuestro camino.
            Avanzamos en dirección sudeste por un camino que llanea y que se aproxima de nuevo al río para avanzar de llano por neveros más frecuentes en busca del Rellano Inferior de Aiguallut donde coincidiremos con la huella del camino que se puede hacer desde la Besurta en coincidencia parcial con el de la Renclusa.

En el Plan de Aiguallut.

            El rellano está  a medias de nieve y el cerrojo del Forau de Aiguallut aparece limpio haciéndonos suponer que la nieve escaseará en el rellano posterior.
            Hacemos las fotos consabidas al Forau y a la Cascada de Aiguallut y nos entretenemos contemplando la siempre espectacular imagen de la Tuca de la Escaleta y el Glaciar que nos lleva al Aneto, aunque de cuando en cuando, nuestra vista se vaya al muro de cierre de la orilla izquierda del Barranco de la Escaleta.
            Los del Greim cruzan el río y se marchan hacia Barrancs para alcanzar el Collado de Salenques tras una hora de porteo. Nosotros tenemos que alcanzar el puente de madera sobre el Barranco de la Escaleta  donde aparece el barranco ya con mucha agua y poca nieve y del que no nos fiamos y el muro medio nevado tras el que calzaremos los esquís.
            La nieve está dura, tallamos algunos peldaños con el piolet y ascendemos unos metros por las rocas del sur junto al nevero para, en la cabecera del mismo, calzar esquís.

Faldeando la Norte de la Tuca de la Escaleta.
        
            Son las diez menos cuarto cuando comenzamos a foquear a 2050 metros de altitud, nuestro lugar de costumbre y sobre una rampa de nieve ya soleada entre bloques graníticos emergentes iniciando el faldeo de la Norte de la Tuca de Aiguallut o Escaleta.

El Rellano bajo el Barranco de la Escaleta es enorme.

            Enseguida la rampa se arrellana y hay que llanear aproximándonos  al Barranco de la Escaleta en una amplia zona llena de suaves depresiones y al oeste del Ibón de Coll de Toro.

El Estrangulamiento del Valle de la Escaleta y las Forcanadas. 

            Han aparecido las Forcanadas sobre la brecha por la que vierte sus aguas el Barranco de la Escaleta y hacia allí nos dirigimos iniciando un leve giro hacia el sur superando un par de suaves resalte.

El valle se arrellana en los Ibones Inferiores de la Escaleta.

            El estrangulamiento del barranco  cuenta con un estrecho corredor que enseguida se amplía,  se corona por un potente alud ya viejo y suavemente nos deposita  en el rellano de los Ibones Inferiores situados a 2330 metros de altitud.
            Entre los dos ibones nos paramos a echar un café sobre una roca emergente mientras contemplamos el Segundo Resalte del Barranco de la Escaleta. Son las diez y cuarto.

La pared del Tercer Resalte del Barranco de la Escaleta.

            El resalte lo abordamos con una larga diagonal primero al este o izquierda para volver también largamente al sur y alcanzar el Segundo Rellano de la Escaleta donde se aloja un diminuto ibón que nos quiere enseñar el agua.
            Allí encontramos un nuevo rellano que afrontamos directamente al sur  para acercarnos al muro del Tercer Resalte del Barranco de la Escaleta.

Entrando en el Rellano del Ibón Alto de la Escaleta.

            Se trata de un paretazo con dos partes diferenciadas: la inferior algo erguida con la que se asciende la mitad del mismo y en la que la nieve demasiado blanda al sol no agarra y nos obliga a poner las cuchillas y progresar hacia la parte menos soleada tras bajar unos metros sin querer. Luego la pared se arrellana y ya cómodamente ganamos altura hasta alcanzar el Tercer Rellano del Barranco de la Escaleta en el que se aloja el Ibón Alto sobre los 2630 metros de altitud.

Aparece Cap de Toro y Mulleres.

            El valle que se ha ampliado extraordinariamente nos enseña nuestro objetivo y su arista noroeste  que lo escinde en dos partes. Se trata de una arista alomada en su parte inferior y con algo de granito en la zona superior que ya conocemos.
            Nosotros no la vamos a ascender sino que proseguiremos al sur a través de la suave rampa que culmina en el collado entre Mulleres y Salenques situado a 2860 metros de altitud.

La Oeste de Mulleres.

            Se trata de una rampa amplísima que avanza entre los dos picos y en la que hay que foquear persistentemente. La nieve un poco más dura quiere empezar a transformar y me hace zuecos junto a las cuchillas a pesar de no es usual que nieve de esta dureza los haga. No las quitamos porque estamos próximos  al collado, corre el viento y la pala oeste del pico  no  ha transformado todavía al recibir el sol demasiado oblicuo.

Finalizando el remonte de la Oeste de Mulleres con Aneto y Maladeta.

            La arista está pelada pero hay un buen pasillo de nieve que recorremos con una larga diagonal al norte para añadirle una zeta amplia que nos deposita en la alargada Cima de la Tuca de Mulleres situada 3009 metros de altitud. Nos espera Juan que se ha subido directamente por la arista norte. Es la una menos cuarto.

En la Cima de Mulleres con Aneto detrás.

            En la cima hacemos fotos y contemplamos un espléndido paisaje  concentrado al oeste que arranca con Vallibierna y Rusell, pasa por Margálida y Tempestades, Culmina en Aneto, la Cresta del medio y termina con Maladetas y nos muestra las Aristas de Salenques-Tempestades y Portillones.
            Luego buscamos al sur un lugar abrigado y nos sentamos a comer al sol contemplando Cap de Toro, las Forcanadas  el Valle de Mulleres y más atrás Besiberris. Se está bien y nos lo tomamos con calma, no porque estemos demasiado cansado ni por tener excesiva hambre sino para que el sol haga su faena. Se nos hacen las dos.

Comienza el festival.

            Cuando iniciamos el descenso de la Pared Oeste de Mulleres el sol ha transformado el centímetro superior de la capa de nieve y aunque está rápida es noble e incluso agradable. Alcanzado el collado el placer se desata hasta casi aburrirnos girando indefinidamente al gusto por una ladera amplia  en la que hay una nieve indescriptible.

Descendiendo el Tercer Resalte de la Escaleta.

En el Segundo Resalte de la Escaleta el ibón nos enseña el agua.

            Nos despedimos de Mulleres y bajamos el tercer muro continuando con el disfrute que se prolonga en el segundo con la nieve un pelín más blanda.

En los Ibones Inferiores de la Escaleta.

Hay que remar un poco en el Rellano de los Ibones Inferiores de la Escaleta.

            En el rellano de los Ibones Inferiores hay que remar un poco, lo sabíamos y tras descender el corredor del estrangulamiento continuamos por el corredor situado más al norte para llegarnos a las inmediaciones del Ibón de Coll de Toro, dejar los esquís, ascender unos metros mixtos y acercarnos al Ibón de Coll de Toro situado a 2238 metros de altitud.

El Ibón de Coll de Toro. 

            Son las tres de la tarde cuando hacemos unas fotos, nos despedimos de La Escaleta y de Mulleres que se asoma discretamente y tras recuperar los esquís nos bajamos para llanear  con nieve muy blanda y con las taloneras sueltas y alcanzar la cabecera de la pala en la que nos hemos calzado los esquís y girarla cómodamente hasta el punto donde hemos comenzado el foqueo.

La Escaleta desde Coll de Toro. Discreta Mulleres.

            Juan se ha bajado por el barranco que solamente tiene un par de puntos abiertos con alguna complicación y nos reunimos en el puente cuando ya nos hemos cargados nuestros respectivos bártulos en las mochilas. Son las cuatro menos cuarto.

Diente de perro en Aiguallut.

            Nos queda un porteo de una hora que haremos siguiendo el camino de la mañana sin la variante del Ibón de Villamorta. A las cinco menos cuarto llegamos a la furgo habiendo liquidado un desnivel acumulado de 1130 metros pero con un recorrido de alrededor de 22 kilómetros. Bueno, era lo que esperábamos.
            Nos pegamos un lavazo en río, bebemos unas cervezas, comemos tranquilamente y a las seis, con todo recogido nos volvemos a casa para llegar a las ocho pasadas con la idea de que nos deben quedar poco esquimo en esta temporada. Van treinta y tres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Responderé tan pronto como lo localice.